La citología cervicovaginal debe realizarse cada 6 meses en las mujeres sexualmente activas y cada año si ya la mujer inicio vida sexual. Su objetivo es detectar de manera temprana lesiones causadas por la presencia del virus del papiloma humano, además identificar otras infecciones vaginales.